Labrit

No está reconocida por la F.C.I.

Origen
Francia
Traducción
Francis Vandersteen
El Perro Pastor de los Pirineos se confunde a menudo con el Labrit. El Labrit no es una raza reconocida, ni por la SCC ni por la FCI.

Lo que se sabe es que mucha gente utiliza la palabra Labrit para distinguir el Berger des Pyrénées del Montagne des Pyrénnées, mientras que el Labrit es un perro real que existe.

Su nombre procede de un municipio de las Landas (40), y se parece a un pastor de los Pirineos, sólo que más alto y más largo.

Es un perro desgreñado, de pelo de cabra bastante largo, en el que predomina el color leonado. Lo utilizan los pastores y los ganaderos para guiar a las ovejas durante la trashumancia. Es ligeramente más grande que el Pastor de los Pirineos, de constitución más cuadrada, freno más largo y pelaje algo más corto.

El Labrit es una raza canina de tamaño mediano a pequeño, originaria de las montañas pirenaicas del sur de Francia y el norte de España, que se ha criado al menos desde la época medieval para la cría de ganado, sobre todo ovino. Trabajaba como pastor activo con el Gran Pirineo, otro perro de montaña, que actuaba como guardián del rebaño.

La historia del perro pastor más pequeño de Francia se remonta a muchos años atrás. Se cree que desciende de razas locales y nunca salió de los altos valles de los Pirineos hasta finales del siglo XIX. Durante la Primera Guerra Mundial, el Labrit se utilizó como perro de guardia y vigía, así como para buscar a los heridos. La raza se estandarizó en 1936. La raza ha recibido varios nombres, reflejo de su región de origen, como Berger des Landes, Berger des Bagnes, Berger d'Auzun, Berger des Arbazzi, etc. El Labrit, el más grande y resistente, que mide entre 50 y 55 cm a la cruz, estuvo a punto de ser reconocido como raza distinta en 1935. Hoy en día, el Labrit prácticamente ya no existe, y se le considera erróneamente un perro pastor de los Pirineos. Existen dos variedades de esta raza, la variedad de pelo largo, muy común, y la variedad de hocico liso, más rara, que tiene el pelo corto en la cabeza y el cuerpo más corto que la variedad de pelo largo. Tras la Primera Guerra Mundial, el Labrit obtuvo reconocimiento nacional en Francia por su valiente labor como mensajero, perro de búsqueda y rescate, perro guardián y mascota.

El Labrit es hiperactivo, enérgico y excesivamente nervioso, por lo que requiere ejercicio constante. No es una raza fácil. Estos valientes perros son bastante vocales, desconfían de todo lo desconocido y están constantemente en guardia. Necesitan un dueño fuerte.

Sin embargo, todos los perros adultos deben ser evaluados para detectar displasia de cadera y problemas de vista. También pueden revisarse los codos y el oído.

Este perro no se adapta a la vida en un piso. Si se le deja solo, destrozará todo lo que esté a su alcance. Si no hace suficiente ejercicio, se volverá agresivo. Un cepillado semanal es suficiente.

Por último, la denominación Labrit para un pastor de los Pirineos es errónea.

No hay comentarios

No comments

Nobody has submitted a comment yet.