Pointer inglés

FCI Standard Nº 1

Origen
Gran Bretaña
Traducción
Dr. Federico del Valle
Grupo
Grupo 7 Perros de muestra
Sección
Sección 2.1 Perros de muestra ingleses y irlandeses, Pointer
Prueba de trabajo
Con prueba de trabajo
Reconocimiento a título definitivo por la FCI
martes 05 marzo 1963
Publicación del estándar oficial válido
martes 28 julio 2009
Última actualización
miércoles 28 octubre 2009
En français, cette race se dit
Pointer anglais
In English, this breed is said
English Pointer
Auf Deutsch, heißt diese Rasse
Englischer Pointer
In het Nederlands, wordt dit ras gezegd
Engelse Pointer

Utilizacion

Perro de muestra.

Aspecto general

El Pointer es armonioso, bien construido en todo su conjunto. Él da una impresión de fuerza y de agilidad. Su perfil general describe una serie de elegantes curvas.

Temperamento / comportamiento

Aristocrático. Activo, de todo su conjunto emana una impresión de fuerza, perseverancia y de rapidez. Buen carácter; de una natural indeferencia.

Cabeza

Region craneal

Cráneo
De una anchura media, en relación con la longitud del hocico. Protuberancia occipital pronunciada. 
Depresión naso-frontal (stop)
Bien marcada.

Facial region

Trufa
De color oscuro, pero puede ser más clara en el caso del pelaje limón y blanco; suave y húmeda; las ventanas son bien abiertas.
Hocico
Algo cóncavo y termina al nivel de la trufa, dando a la cara un especto ligeramente cóncavo. Ligera depresión debajo de los ojos.
Belfos
Bien desarrollados y flexibles.
Mandíbulas / Dientes
Las mandíbulas son fuertes y se articulan en tijera perfecta, regular y completa, es decir que los incisivos superiores recubren a los inferiores en estrecho contacto y están implantados verticalmente en relación a las mandíbulas.
Mejillas
No son proeminentes.
Ojos
A igual distancia del occipucio y de la trufa. Vivos con expresión de bondad. Los ojos son de color avellana ó marrón según el color del manto. No son ni salientes, ni huraños. La mirada no es fugaz. El contorno de los ojos es de color oscuro, pero puede ser más claro en el caso del pelaje limón y blanco.
Orejas
La piel es delgada. Las orejas son de implantación bastante alta. Están situadas junto a la cabeza, de longitud media y ligeramente puntiagudas en el extremo.

Cuello

Largo, musculoso, ligeramente encurvado, ofreciendo un bonito nacimiento del cuello, exento de papada.

Cuerpo

Lomo
Fuerte, musculoso y ligeramente abovedado. Corto.
Pecho
Tiene la anchura justa necesaria para una buena amplitud de la región esternal. El esternón desciende al nivel de los codos. Las costillas bien arqueadas, bien desarrolladas hacia la zona posterior del tórax, disminuyen gradualmente hacia el lomo.

Cola

De longitud media, gruesa en la base, estrechándose gradualmente hacia el extremo. Bien cubierta de pelo tupido y llevada al nivel del dorso, sin presentar curvatura hacia arriba. Cuando el perro está en acción, la cola debe batir de un lado a otro.

Extremidades

Miembros anteriores

Generalidad
Los miembros anteriores, del codo al suelo, son rectos y firmes, con una buena osamenta. Los huesos son ovalados, los tendones fuertes y visibles.
Hombro
Largos, oblicuos y bien inclinados hacia atrás.
Carpo
La articulación no sobrepasa el perfil anterior del miembro y hace un muy ligero saliente sobre la cara interna.
Metacarpo
Bastante largo, fuerte y elástico, ligeramente inclinado.
Pies delanteros
Los pies son ovalados; los dedos están bien apretados y arqueados, provistos de buenas almohadillas.

Miembros posteriores

Generalidad
Muy musculados. Los huesos de las caderas están bien separados y prominentes, pero no sobrepasan el nivel del dorso.
Muslo
Buen desarrollo.
Pierna
Buen desarrollo.
Rodilla
Bien angulada.
Corvejón
Bien descendido.
Pies traseros
Los pies son ovalados; los dedos están bien apretados y arqueados, provistos de buenas almohadillas.

Movimiento

Reunido. El perro cubre mucho terreno. La impulsión es dada por el tren posterior. Los codos no deben girarse ni hacia dentro, ni hacia fuera. De ninguna manera debe levantar alto los miembros a la forma de un caballo Hackney (ni andaduras elevadas o brincantes).

Manto

Pelo
El pelo es fino, corto, duro e igualmente repartido, perfectamente liso, recto y bien brillante.
Color
Los colores habituales son el limón y blanco, naranja y blanco, higado (marrón) y blanco, y negro y blanco. Pelajes unicolores y tricolores son igualmente correctos.

Tamaño y peso

Altura a la cruz
La altura a la cruz deseada, para el macho, es de 63 a 69 cm (25 a 27 pulgadas), para la hembra de 61 a 66 cm (24 a 26 pulgadas).

Faltas

• Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta, y la gravedad de ésta se considera al grado de desviación al estándar y de sus consecuencias sobre la salud y el bienestar del perro y de la capacidad del perro para realizar su tarea tradicional.
• Las faltas que se enumeran deben estar en grado a su gravedad.

Faltas descalificantes:

 Perro agresivo o temeroso.

NB :

• Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.
• Las faltas antes mencionadas más pronunciadas o más marcadas son eliminatorias.
• Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.
• Sólo los perros funcionalmente y clínicamente saludables, con la conformación típica de la raza, deberán usarse para la crianza.

Bibliografía

http://www.fci.be/

 

Adiciones realizadas por los visitantes

The most famous of the pointing gundogs, the English Pointer is descended from Spanish and Portuguese pointers introduced to the British Isles in the 1600's, as well as a variety of common French and English foxhounds and setters. The blood of Talbot Hounds, St.Hubert Bloodhounds, English Greyhounds and English Bullterriers also played a role in the development of this great bird dog. During the 1800's, when the Dalmatian breed was being established in Britain, many crosses with the Pointer were made, leading some to suggest that the similar colouring encountered in some English Pointers is a direct result of these matings, although most fanciers dismiss these claims, pointing out that the colour was common in the breed long before the Dalmatian appeared. The popularity of this hard worker was immediate, due to its outstanding scenting abilities and serious nature. The English Pointer was instrumental in the creation of quite a few other dogs, from various hunters to many bully breeds. The breed was never expected to actually hunt the hares by itself, but was rather used to find and point to the game, leaving it for the Greyhounds to chase the prey down. Its friendly and relaxed personality made the breed a common companion in England and it eventually found acceptance in many countries around the globe, retaining its fair popularity to this day. The English Pointer was recognized in the early 20th century by the United Kennel Club and has remained a well-loved breed in America ever since. In the United States, it was given the nickname "The Cadillac Of Bird Dogs" for its superb hunting qualities and was always distinguished from the common, but unrecognized American Pointer breed, to which it is related.
The English Pointer is an even-tempered and loving family pet and can live quite comfortably in urban environments, if provided with sufficient excercise. Its alert personality makes it an effective watchdog, although the breed generally isn't very territorial. This is a handsome, balanced and dignified breed, although some poorly bred specimens have uncharacteristic temperaments and can be overly shy and even vicious. Lightly built, muscled and agile, this is a very fast and athletic dog. The body is fairly square, with long legs and a deep chest. The head is elegantly chiseled, with the trademark "dish face" features and slightly pendant lips. The nose can be both black or flesh-coloured. The tail is relatively short and is famously known as the "bee sting". The coat is short, smooth and fine, coming in a variety of white-based bicolours, with black, brown and yellow markings being the only one accepted at Shows. Average height is around 25 inches.

Historia detallada

Si se acostumbra a decir que el Puntero es el pura sangre de los perros, no es porque las otras razas sean menos puras, y eso no significa que haya sido exento, en el pasado distante, algunos cruces destinados a acelerar su mejora. Además, sus orígenes mantienen, incluso hoy en día, una buena parte de su misterio.

No, si el Pointer es un pura sangre, es por la perfección de sus líneas, exactamente adaptada a lo que se pide en el suelo. Es por el muy alto nivel de sus actuaciones: velocidad, resistencia, delicadeza del estilo. Aparece como el aristócrata en su campo, o mejor, como la "fórmula uno" del perro.

Es cierto que muy pocas personas podrían manejar un auto de carreras correctamente, pero sería un grave error deducir que el puntero solo puede ser conducido por un cazador de élite o entrenador profesional, o que no sería apropiado. que los circuitos que son las pruebas de campo de primavera.

El pasado de este mecanismo maravilloso, su génesis, de hecho, merece ser detenido, aunque solo sea por las preguntas que hacen. Una cosa es segura: el Pointer es un continental. Para él, como para los Braques, es necesario volver a la "caza de perros en la llanura lejos de los hombres", que afirma Arriano en el siglo II de nuestra era. La paradoja es que, después de pasar a manos expertas, se lo consideró 100% inglés y que sirvió para mejorar a la mayoría de sus primos.

Este perro es continental, pero ¿es italiano, francés o ibérico? Sobre este tema, hace algunas décadas, se escribieron innumerables páginas. Por lo tanto, es poco decir que las opiniones divergen. Naturalmente, los especialistas italianos quisieran derrotar a una raza tan estimada de sus Braque, y algunos escritores franceses han argumentado que nuestra Guardia Nacional no es ajena a la mejora del Puntero. Los defensores del origen español, sin embargo, son mayoría. El Braque español fue importado a Gran Bretaña entre 1705 y 1713 (la fecha del Tratado de Utrecht), por oficiales ingleses y soldados contratados después del Conde de Peterborough en la Guerra de Sucesión española. Luego, a partir de 1720, los cazadores británicos se habrían esforzado por mejorar los indicadores españoles.

Incluso si tomamos en cuenta el hecho de que esta selección duró un buen siglo, seguimos sorprendidos por la transformación radical que ha tenido lugar: el Perdiguero español (o Perdiguero de Burgos) es de hecho el más grande y pesado Continental Braques, con su cuerpo y cabeza sueltos, cubierto con piel suelta; él es muy coqueto, pero muy lento y calmado, buscando cerca del cazador.

La habilidad, incluso el genio de los criadores caninos en todo el canal no es cuestionable. ¡Qué elección tan curiosa, de todos modos, llevar el perro más listo y pesado, hacer que un corredor sea muy atrevido! Hemos intentado explicar la metamorfosis mediante sabios cruces, en los que intervinieron el sabueso, el sabueso Fox, el galgo, el bull-terrier o el bulldog. Pero, como veremos más adelante, esta lista es bastante sorprendente.

Es cierto, en cualquier caso, que el puntero ha sido llamado antiguo puntero español, y que debe haber una razón para eso. Entonces ? Las pacientes investigaciones de M. Martineau, ex presidente del French Pointer Club, conducen a una hipótesis más que verosímil y que coincide al mismo tiempo con el nombre primitivo de la raza: no sería tanto el español de Braque el que habría constituido la base del puntero que su equivalente portugués, en otras palabras, el Perdiguero Portugues. En cualquier caso, se dirá, estos perros son primos hermanos, y esta es la objeción que se ha hecho durante mucho tiempo.

Sin embargo, el perro portugués tiene características muy diferentes a las del español, y, lo que es aún más interesante, relativamente cercano a los del puntero moderno. Es esencialmente un perro con carácter petulante, la morfología es bastante nerviosa y ligera, con actitudes marcadas por una gran flexibilidad. Su cabeza no es pesada, aunque es más bien cuadrada, y su característica principal consiste en una parada marcada: ¡está lo suficientemente cerca del perfil cóncavo del Puntero! En cuanto a sus pasos, son los de un trotamundos rápido. Su vestido refuerza aún más la probabilidad de filiación Perdiguero Portuguès Puntero: amarillo o marrón unicoloured o manchado. Desde el amarillo portugués hasta el limón o el naranja inglés, solo hay un paso, mientras que el Perdiguero de Burgos, al igual que otros Braques, con frecuencia está muy moteado de marrón.

Además, esta suposición no está en contradicción con la información proporcionada por William Arkwright, un gran criador inglés que influyó fuertemente en la cría del Pointer y que escribió, en 1902, un libro sobre la raza, se convirtió en el Punteros de la Biblia. Según Arkwright, el primer puntero español que llegó a Inglaterra en 1705 fue traído por un comerciante portugués que lo vendió a un barón llamado Beekhill, Norfolk, un personaje original: completamente arruinado, se basó principalmente en el producto de sus búsquedas de vivir. La misma anécdota se encuentra en Seydeman en 1805.

La ascendencia portuguesa de los primeros Pointers habría pasado desapercibida porque todos los Perdigueros fueron designados indiscriminadamente como españoles. Además, debe recordarse que, poco antes (de 1580 a 1640), Portugal se había unido a España, lo que podría haber contribuido a la confusión. Además, desde el comienzo del siglo XVIII, especialmente, las relaciones comerciales entre Portugal y Gran Bretaña eran muy fuertes, más que las relaciones angloespañolas.

El Sr. Martineau amplió su investigación. Encontró sorprendentes analogías entre el puntero y ciertas estatuillas de bronce que representaban perros de caza con una perdiz en el pie, y que provienen de las Islas de Tenerife: los Perdiguero Portugues habrían pasado por este archipiélago antes de cruzar el Canal.

La evidencia más antigua de la presencia del Old Spanish Pointer en Inglaterra parece ser una pintura de Stubbs, fechada en 1768, que muestra un perro blanco con manchas marrones. Se puede pensar que, a partir de ese momento, los criadores ingleses recurrieron a otras razas para acelerar su desarrollo.

W. Arkwright no refuta la existencia de los cruces mencionados anteriormente, mientras juzga sus efectos negativos. Por lo tanto, el Bloodhound podría haber regalado algo de su estilo legendario, pero ¿no habría afectado el aligeramiento del perro? Del mismo modo, es concebible que el raposero, el famoso perro inglés actual, pueda dar velocidad y resistencia, pero eso no habría sido a expensas de la capacidad de detenerse y receptividad a la doma, dos cualidades esenciales del puntero? Es probable que estas pruebas no trajeran nada bueno, y que fuera necesario borrar las huellas.

Se podría hablar de un milagro cuando se ha notado la superioridad del perro inglés sobre los Braques continentales de finales del siglo XIX. Pero, en lugar de explicarlo por cruces para los menos extraños y heterogéneos, es necesario ante todo invocar una consanguinidad bien dirigida. Además, se recordará que los cazadores ingleses, a menudo ricos, no han favorecido la versatilidad de sus punteros, prefiriendo contar con especialistas para cada fase de la cacería. Por lo tanto, desde mediados del siglo XIX, crearon Retrievers para la búsqueda y la proporción del juego dibujado. Esta evolución solo podría facilitar la selección del puntero.

Si llegamos ahora a un período mucho menos confuso, el de las primeras exposiciones caninas, que también fue el de los primeros ensayos de campo, todo en Gran Bretaña, por supuesto, no es ¡No exagero al decir que estos eventos nacieron en beneficio de Pointers y otros perros de caza! Antes que nada, era inevitable que los criadores y cazadores quisieran presentar y comparar los méritos de sus creaciones y sus alumnos. Por lo tanto, bajo su impulso se organizaron espectáculos caninos. El primero (en el mundo) tuvo lugar en Newcastle los días 28 y 29 de junio de 1859, y los sesenta perros que participaron allí pertenecían exclusivamente a dos razas: Pointer y Setter. Solo durante la tercera exposición canina se agregaron secciones para perros no deportivos (perros no cazadores). Por lo tanto, los comienzos de la cynophilie se deben a los punteros y los settermen.

Pronto fue necesario comprobar en el terreno las habilidades de las razas creadas para la caza de rifles, motivo por el cual se desarrollaron las pruebas de campo, solo seis años después de la primera exhibición. La primera prueba de trabajo se llevó a cabo el 18 de abril de 1865 en el castillo del señor S. Whitbread, Southill, Bedford-shire. Para el registro, fue un calor muy inusual, que, si hacía que los perros se sintieran muy incómodos (Punteros y Setters, por supuesto), no inspiró el entusiasmo de los organizadores y participantes.

La institución de los ensayos de campo hizo sin duda para lograr la cría de perros de alto inglés de gran y rápido progreso: nada de eso, para poder hacer una selección razonada, que tener a su disposición una base de resultados , notas precisas sobre las cualidades y defectos de todos (o casi todos) los especímenes. Estas pruebas de campo fueron la mejor manera de verificar la validez de dicho acoplamiento, el uso de dicho estándar. El Pointer, en particular, dio un salto decisivo gracias a ellos.

Cuando los perros británicos llegaron a Francia a fines del siglo XIX (no era demasiado pronto para importar los ensayos de campo), se habían beneficiado, durante quince o veinte años, de un método de selección riguroso y desconocido en el continente. Es comprensible que sus actuaciones despertaran asombro y admiración. Pronto, cualquier cazador, un poco iluminado y rico, tenía que poseer un Puntero para vencer a la llanura.

Sin embargo, si fue elogiado, el Pointer también fue objeto de la crítica más aguda. Por ejemplo, el Marqués de Cherville podría predecir: "Nuestras razas de perros están desapareciendo y en un cuarto de siglo, el perro nacional de los franceses será el Fox-Hound, o más bien el Pointer con un predominio de las cualidades del perro. Fox-Hound. En cuanto al conde de Grammont, el traductor de las obras del cinólogo inglés Hugh Dalziel, se creía obligado a advertir a los lectores franceses sobre los punteros: "Hay que decir que a menudo son inútiles y agotadores, y no pueden reemplaza las mejores razas francesas."

Esta controversia debe colocarse en contexto. Los ingleses habían logrado un avance innegable en la crianza de animales de pura raza. Este know-how había comenzado a producir sus primeros resultados a fines del siglo XVIII, con la selección de la raza de ovejas Dishley, pero fue sobre todo la cría del caballo de pura sangre que había adquirido considerable prestigio. En su mayor parte, los amantes de los perros de caza eran al mismo tiempo hombres a caballo. Para estar convencido de esto, es suficiente recordar que, originalmente, la Sociedad Canina Central era una emanación del Jockey Club, señalando también que la jerga del perrito aún está impregnada de hipología.

Además, esta moda de los perros de caza británicos, especialmente el Pointer, es la ilustración de la "anglomanía" que prevaleció a fines del siglo XIX, Anglomania, que había comenzado a manifestarse tan pronto como los emigrantes regresaban. Inglaterra, que finalmente llegó a toda la burguesía del Segundo Imperio (el mismo Napoleón III dio el ejemplo de los perros: sus manadas estaban compuestas exclusivamente por Fox-Hounds y Bloodhounds). Por supuesto, una locura así tuvo sus desertores, que trataron de defender las viejas razas francesas, de los "perros campestres", y que se esforzó por dejarles un carácter regional.

La comparación de las variedades Pointer y French Braque, como se solía hacer, implicaba un malentendido fundamental. El primero había sido diseñado para cazadores con cacerías grandes, bien cuidadas y vigiladas, con rifles avanzados, y con la ayuda de varios perros especializados, dependiendo del territorio y el juego, y asignados a diferentes tareas: un hobby de lujo, meticulosamente organizado. Los últimos estaban destinados a cazadores modestamente equipados, que operaban en territorios muy fragmentados, y cuyo perro, que estaba solo para hacer todo, tenía que tener un ritmo muy moderado, una persecución muy limitada.

Los perros franceses (los otros continentales también, para el caso) y los perros británicos estaban así en las antípodas. Pero esto no evitó que, en el período de entreguerras, cuando se trataba de hacer que las razas francesas fueran cada vez más deportivas, el Pointer se convirtió en el ejemplo a seguir. Sin embargo, nadie podría pretender competir en pocos años con varias décadas de selección, por lo que el Pointer sirvió más para mejorar otras razas. Es un hecho que en las exposiciones y en los campos, algunos Braques fueron fuertemente infundidos con Pointer, como lo demuestra la anécdota reportada por El Blat sobre el Braque d'Auvergne: en su libro publicado al día siguiente De la guerra, Oberthur ya menciona este punto de vista abusivo y cuenta cómo compró, en los años treinta, a una perra que ganó la exposición en la Orangerie des Tuileries donde se celebró la exposición de París en ese momento. Sorprendido por uno de sus sementales, tuvo la desagradable sorpresa de tener cachorros blancos y de hígado en su camada.

Este señalar tiene sus desventajas. Por un lado, el resultado fue la producción de malos Braques, de un temperamento demasiado ardiente por sus cualidades físicas o demasiado rápido para su nariz, pero ¿era necesario concluir que el Pointer no traía nada bueno ?

Por otro lado, notamos la aparición de Punteros malos de cola corta. De hecho, no es suficiente que un perro cruce el Canal de la Mancha para hacerlo excelente, y es obvio que, de manera elegante, no todos los Indicadores importados eran de alta calidad.

En Francia, el establecimiento de la raza fue rápido y sólido, ¡ya que el French Pointer Club se creó en 1891! Primero adoptado por los cazadores de élite, el Pointer no falló, entonces, para aprovechar el desarrollo de los ensayos de campo. Sin embargo, es indiscutible que ha sido destinado demasiado exclusivamente para competiciones, especialmente aquellas llamadas "grandes misiones" que no corresponden exactamente a los imperativos de la caza práctica, y que su difusión se encuentra algo obstaculizado. Esta opinión es corroborada por un ex presidente del Club Francés, J. - P. Bouin: "Desafortunadamente, por una política miope y tal vez demasiado centrado en la gran búsqueda y no lo suficiente en la búsqueda práctica, el club a cargo Esta maravillosa raza no ha sabido cómo, durante demasiados años, para popularizarla en el sentido noble del término, quiero hacerla más conocida y apreciada."

No es de extrañar que el Pointer haya conservado durante mucho tiempo esta imagen de gran trialer, atleta de alto nivel reservado para una minoría de cazadores.

No hay comentarios

No comments

Nobody has submitted a comment yet.