Caracal

Es un animal salvaje

Origen
África meridional y oriental
Traducción
Francis Vandersteen
La tenencia de este animal no está autorizada Real Decreto por el que se fija la lista de mamíferos no destinados a la producción que se pueden tener (M.B. 24.08.2009)
El caracal, también conocido como lince del desierto o lince persa, es un felino del género Caracal, ampliamente distribuido en África y Asia, desde Oriente Medio hasta el subcontinente indio. En 2008, el caracal fue clasificado como especie de Preocupación Menor en la Lista Roja de la UICN debido a su presencia relativamente común, sobre todo en África meridional y oriental. No obstante, el caracal se considera amenazado en el norte de África y raro en Asia Central y la India.

El caracal es un mamífero de tamaño medio de la familia de los félidos, con patas largas y una cola relativamente corta que representa el 30% de la longitud del cuerpo del animal. Se distingue por la presencia de un grupo de pelos largos y negros en la punta de las orejas, que casi sobrepasan su longitud, característica que comparte con el lince y el gato de los pantanos. El pelo es corto y uniformemente gris leonado a rojizo en el dorso, los flancos y la cola. La barbilla, la garganta, el pecho, el vientre y el interior de las patas son blanquecinos y pueden estar salpicados de manchas rojizas o leonadas pálidas. Los cuartos traseros, muy musculosos, son más altos que los delanteros. Las patas del Caracal son bastante anchas, con cinco dedos en las patas delanteras (el primero de los cuales no toca el suelo) y cuatro en las traseras, equipadas con garras retráctiles de 3 cm de longitud. El caracal tiene numerosos pelos rígidos que salen de entre sus almohadillas, lo que le proporciona un buen apoyo en terrenos blandos.

Como todos los felinos, el caracal es un animal territorial y no acepta a otros felinos en su territorio, que marca orinando en rocas y arbustos para dejar marcas de olor. El caracal es un animal solitario, aunque puede verse en parejas durante la época de cría, y las hembras van acompañadas de sus crías hasta los 10 meses. El territorio de los machos se solapa con el de varias hembras. El caracal es un animal nocturno. Es activo durante el día, pero evita las horas más calurosas, cuando probablemente se retira a cuevas, grietas o cavidades excavadas por otros animales.

El cuerpo de este felino es más flexible que el del lince nórdico, lo que le convierte en un excelente corredor. También es un excelente trepador. Sus características orejas pueden servirle como medio de comunicación.

El caracal es principalmente un depredador nocturno, pero también caza durante el día, normalmente al amanecer y al atardecer, y también durante el día cuando la temperatura no es demasiado alta. Localiza a sus presas con la vista, pero también utiliza su excelente oído, que le proporcionan sus largas y puntiagudas orejas adornadas con pinceles negros. Su liso pelaje amarillo leonado se integra perfectamente en el color general de la sabana y los entornos áridos en los que vive, lo que le permite camuflarse bien. Como un gato, se arrastra silenciosamente, con el cuerpo aplastado contra el suelo, acercándose a su presa antes de abalanzarse sobre ella. El caracal está considerado uno de los felinos más rápidos en distancias cortas. También es un excelente trepador y saltador, capaz de saltar hasta 3 metros para capturar aves en vuelo.

Caza principalmente damanes, roedores como liebres y otros animales más pequeños, monos y pequeños babuinos, pequeños antílopes (ovejas, dorcas o Gazella dorcas), gacelas y aves.

Mata a sus presas más grandes, como los antílopes, mordiéndoles la yugular.

Puede incluir en su dieta peces, reptiles y escarabajos. Y lo que es más sorprendente, puede atacar a otros carnívoros, como leones marinos, felinos, zorros y mustélidos.

Como la mayoría de los felinos, el caracal puede comer hierba, pero también uvas.

En el sur de África, en zonas donde se practica la ganadería extensiva, un caracal se lleva una media de unas 5 ovejas domésticas al año de una superficie de 100 km2. También puede alimentarse de aves domésticas.

La ración diaria de carne que necesita un caracal se estima en 800 g.

No hay comentarios

No comments

Nobody has submitted a comment yet.