Gran Mastín de Borinquen

No está reconocida por la F.C.I.

Origen
Puerto Rico
Traducción
Francis Vandersteen
Esta raza también se conoce como
Becerillo de Borinquen
Mastín de Borincano
Perro Barsino de Hacienda

Breve presentación del Gran Mastín de Borinquen

El Gran Mastín de Borinquen es originario de Puerto Rico y se utilizaba principalmente como perro guardián o en deportes de sangre. Es una raza antigua que se cree que data del siglo XVI y es descendiente directa del mastín español y de varios perros autóctonos. Aunque estos perros se utilizan principalmente como perros guardianes, también se han utilizado en círculos de peleas de perros y para cazar jabalíes. Su actitud tenaz los ha convertido en una de las razas favoritas en Puerto Rico. Sin embargo, su temperamento inestable no es necesariamente adecuado para familias con niños pequeños. El Gran Mastín de Borinquen es una raza leal, pero necesita un líder fuerte en casa para mantenerlos bajo control. Los mastines son nobles, valientes y leales, y muchos murieron protegiendo a sus amos durante las guerras hispano-indígenas. Un ejemplo perfecto es el caso de Don Sancho de Arango en 1513, mencionado en "The Discovery, Conquest and Colonisation of Puerto Rico" y en "Apuntes pour l'Histoire de Humacao", ambos del Dr. Ricardo E. Alegría. Se refieren al ataque de los caribes (caníbales) a las plantaciones del río Cayarabón, hoy Loíza. El ataque fue tan violento que, a pesar de una heroica defensa, muchos murieron por las flechas caribes. Los indios capturaron a don Sancho de Arango, pero los feroces ataques de su perro Becerillo (legendario terror de Borinquen), les obligaron a liberar al amo, que huyó. El valeroso animal, que según algunos perteneció realmente a Ponce de León, luchó hasta el final, al igual que su hijo Leoncillo. Ambos murieron a consecuencia de la terrible batalla derribados por flechas envenenadas.

Historia del Gran Mastín de Borinquen

El Gran Mastín de Borinquen, más conocido como Mastín Puertorriqueño, es la única raza autóctona de Puerto Rico. Muchos creen que el Gran Mastín de Borinquen se originó en el siglo XVI a partir de mastines españoles traídos a Puerto Rico por el ejército español. Estos mastines españoles se cruzaron con molosos latinoamericanos, y luego se añadieron Perros Jíbaros a la mezcla. Los Perros Jíbaros son simplemente perros isleños de origen desconocido. El perro resultante era enorme y feroz. A lo largo de los años, la raza se ha descrito incluso como sanguinaria. La raza se utilizó para aterrorizar a los colonos españoles durante el Encomendado español. Los guardias enviaban a estos perros a atacar y matar a los colonos que no estaban dispuestos a obedecer las leyes establecidas por el gobierno. Durante siglos, la nobleza española utilizó el Gran Mastín de Borinquen para proteger sus fincas debido al tamaño de la raza y su propensión a la agresividad. Durante el periodo de la esclavitud en Puerto Rico, los dueños de las plantaciones utilizaban al Gran Mastín de Borinquen para evitar que los esclavos desobedecieran. Durante este oscuro periodo en Puerto Rico, cientos de esclavos fugitivos fueron atacados y asesinados por estos perros. El Gran Mastín de Borinquen es una raza fácilmente adaptable, capaz de soportar el clima frío y húmedo de la selva tropical y el clima cálido y húmedo de las llanuras y los valles. En el pasado, los Gran Mastín de Borinquen se podían intercambiar o comprar con bastante facilidad; sin embargo, en la actualidad esta raza se considera rara y es un poco difícil de encontrar. Su pasado histórico ha contribuido a su desaparición, sin embargo, los entusiastas de la raza entienden que su ferocidad y naturaleza agresiva provienen de su lealtad a su amo. En 1979, el Gran Mastín de Borinquen fue reconocido por la Sociedad Cinológica Caribeña, o SCC, como raza rara.

Apariencia del Gran Mastín de Borinquen

El Gran Mastin de Borinquen es un perro grande, de cuerpo robusto y cabeza maciza. Su cuerpo está bien musculado pero no debe parecer voluminoso, debe ser capaz de atravesar diferentes terrenos rápidamente. El Gran Mastin de Borinquen tiene orejas que cuelgan hacia abajo, aunque algunas orejas son recortadas. Su cabeza es ancha y cuadrada. Su mordida es en tijera. El hocico es más estrecho que el cráneo, pero sigue siendo ancho, con una nariz ancha y fosas nasales abiertas. La nariz es siempre negra. Sus ojos son de color marrón oscuro y un poco pequeños, deben tener una expresión inteligente y alerta. El Gran Mastin de Borinquen tiene un pelaje de corto a medio que es denso y duro al tacto. Se pueden encontrar en color leonado, negro, atigrado o blanco hueso. Puede tener manchas blancas en la cabeza, las patas, la cola o el pecho, pero las zonas blancas no deben ser demasiado grandes.

Temperamento del Gran Mastín de Borinquen

El Gran Mastin de Borinquen es una raza leal y formará un vínculo estrecho con su amo. Debido a su lealtad y estrecho vínculo, pueden volverse excesivamente protectores y agresivos hacia cualquiera que perciban como una amenaza para su amo. Utilizados en círculos de peleas de perros e incluso como perros de guerra, no son la mascota ideal para cualquiera. Necesitarán un adiestramiento continuo durante toda su vida y un amo fuerte que los mantenga bajo control. El Gran Mastín de Borinquen no se lleva bien con otras mascotas o incluso con otros perros. No se les debe dejar solos con otros animales. Son conocidos por su naturaleza volátil y por lo tanto no son perros para niños. No deben tenerse en un hogar con niños o incluso adultos débiles o frágiles. El Gran Mastín de Borinquen necesita una valla sólida y segura para contenerlo en el exterior. No se recomiendan para hogares donde no haya una cerca segura. Se sabe que estos perros atacan sin previo aviso cuando sienten que su amo está amenazado.

Necesidades y actividades del Gran Mastín de Borinquen

El Gran Mastin de Borinquen no es un perro muy enérgico, pero tampoco son babosos. Esta raza necesita varios paseos enérgicos al día. Cuando se pasea a un Gran Mastin de Borinquen, se le debe mantener con una correa y un collar seguros y bajo control en todo momento. No se comunican bien con otros perros y nunca se les debe permitir entrar en un parque para perros. Jugar en el patio entre los paseos es una gran manera de mantenerlos activos y felices. Las sesiones diarias de adiestramiento también son una buena forma de establecer un vínculo con ellos y darles el ejercicio diario que necesitan.

Mantenimiento del Gran Mastín de Borinquen

El Gran Mastin de Borinquen es una raza que requiere relativamente poco mantenimiento. Para mantener su pelaje en perfectas condiciones, debe cepillarse al menos una vez a la semana con un cepillo de cerdas naturales, un cepillo suave o incluso un guante de sabueso. Empiece a cepillarlos lo antes posible para que se acostumbren a manipularlos. No tienen un olor fuerte a perro. Esta raza no debe bañarse con demasiada frecuencia. Bañarlos a menudo puede causarles problemas en la piel, ya que la dureza de los champús eliminará los aceites naturales de su pelaje y piel. Cuando sea necesario bañarlos, utilice un champú suave o uno especialmente diseñado para pieles sensibles. Límpiale las orejas semanalmente con toallitas con alcohol o algodón y agua oxigenada. Asegúrate de que las orejas estén secas después de limpiarlas. Revise sus uñas cada pocas semanas y córtelas si es necesario. Como raza de tipo mastín, el Gran Mastín de Borinquen babeará especialmente después de comer o beber. Es una buena idea tener a mano un trapo para limpiar el exceso de baba.

No hay comentarios

No comments

Nobody has submitted a comment yet.