Gato de patas negras

Es un animal salvaje

Origen
Desierto africano
Traducción
Francis Vandersteen
La tenencia de este animal no está autorizada Real Decreto por el que se fija la lista de mamíferos no destinados a la producción que se pueden tener (M.B. 24.08.2009)
El gato de patas negras, también conocido como gato pata negra, es una especie de gato salvaje de aspecto fornido y pelaje moteado. Debe su nombre a los pelos negros de las plantas de los pies, que le protegen del abrasador suelo del desierto. Con un peso medio inferior a dos kilos, es uno de los felinos más pequeños del mundo y el más pequeño de África.

Con un peso medio de 1,6 kg, el gato de patas negras es una de las especies felinas vivas más pequeñas, junto con el gato rubí, el gato más pequeño de África y el gato más pequeño del género Felis. Las hembras pesan una media de 1,3 kg y los machos 1,9 kg. La longitud de la cabeza y el cuerpo varía de 36 a 52 cm, a lo que hay que añadir la cola de 13 a 20 cm. Un gato de patas negras mide unos 25 cm a la cruz. La longitud total desde la punta del hocico hasta la punta de la cola varía de 337 a 500 mm, el peso varía de 1,5 a 2,75 kg.

La cabeza ancha con ojos grandes parece desproporcionada en relación con el resto del cuerpo, que a su vez es de aspecto macizo con patas y cola cortas. Las orejas redondeadas están situadas en la parte baja del cráneo y el lomo es del mismo color que el pelaje. El pelaje, suave y espeso, es de color leonado claro a marrón canela, con manchas sólidas y oblongas de color negro o marrón oscuro. En la parte sur de su área de distribución, en la región del matorral de Karoo, el pelaje tiende a ser más oscuro que en el norte.

El vientre es más claro que el resto del cuerpo, mientras que la barbilla, el pecho y el interior de las extremidades son blancos. Las marcas se funden en rayas en las patas y las caderas. Dos rayas horizontales atraviesan las mejillas, una desde el ángulo externo del ojo, la otra a la altura de la nariz. La garganta está marcada con tres anillos negros. La punta de la cola es negra, precedida de dos a tres anillos negros. A diferencia de otros gatos moteados, la piel del gato de patas negras no está pigmentada; la nariz es rosada. Por la noche, los ojos emiten reflejos azulados al ser captados por la luz. Como su nombre indica, las plantas de sus pies están cubiertas de pelo negro, quizá para protegerse de las temperaturas extremas del desierto. El gato de las arenas, un pequeño felino que vive en las zonas desérticas del norte de África, tiene las mismas características morfológicas.

En estado salvaje, puede confundirse con el Gato Montés del África Subsahariana, que se encuentra en la misma región y tiene un pelaje similar, pero es más grande que un gato doméstico y su pelaje está moteado de un color más neutro.

El gato de patas negras es un cazador nocturno insaciable, que sale todas las noches y con cualquier tiempo, a pesar de que las temperaturas pueden oscilar entre -10 y 30 °C. Extremadamente activos, estos felinos recorren una media de ocho kilómetros y hasta dieciséis kilómetros cada noche en busca de presas. La tasa de éxito es del 60%: por término medio, un gato de patas negras realiza un intento cada treinta minutos y mata a un animal pequeño cada cincuenta minutos. Cada noche, esto representa de diez a quince pequeños mamíferos y aves muertos, o de 250 a 300 g de carne: cada noche, este pequeño felino absorbe el equivalente al 20% de su propio peso corporal. A modo de comparación, un tigre puede tragar hasta el 20% de su propio peso tras capturar una presa grande, pero luego pasará varios días sin comer.

El gato de patas negras tiene tres técnicas de caza diferentes: caza lenta, caza rápida y acecho. Durante la caza lenta (de 0,5 a 0,8 kilómetros por hora), el gato de patas negras se desliza entre rocas y hierbas, atento a cualquier movimiento, aplastado en el suelo para acercarse lo más posible a su presa. La caza rápida (de 2 a 3 kilómetros por hora) les permite hacer salir a su presa corriendo por encima o a través de la hierba. La última técnica de caza es el acecho: el felino se sienta inmóvil cerca de la madriguera de un roedor para capturarlo al menor signo de actividad. Sus ojos pueden estar cerrados, dando la impresión de que duerme, pero sus orejas están en constante movimiento, alerta al menor ruido.

Para capturar aves, el gato de patas negras prefiere cazar lentamente antes de lanzarse hacia su presa muy deprisa, a menudo con un gran salto de hasta dos metros de longitud y 1,4 metros de altura. El ave es agarrada directamente en vuelo o empujada al suelo con las patas delanteras antes de sufrir el mordisco mortal. A las aves más pequeñas se las deja sin desplumar y se las come enteras en dos o cuatro minutos, mientras que a las más grandes sólo se les quitan las plumas más largas del cuerpo y de las alas. El peso de una avutarda Korhaan es de un tercio a la mitad del de un gato de patas negras. Alex Sliwa informó de avistamientos de este tipo de depredación: una hembra alcanzó discretamente a su presa durante unos veinte minutos. En los últimos tres metros, una rápida carrera le permitió morder a la avutarda directamente en el cuello, mientras la retenía durante dos minutos, el tiempo que tardó el ave en dejar de batir las alas. A la caza le sigue un breve periodo de calma durante el cual el felino comprueba que no hay peligro antes de empezar a comer.

Con presas grandes o posiblemente en cadáveres, el gato de patas negras puede alimentarse durante varias horas, consumiendo grandes cantidades de hueso y carne en relación con su tamaño. El felino también puede desprenderse u ocultar parte de ella para abandonarla al amanecer o arrastrar el cadáver hasta un lugar seguro. Cuando la presa es grande y difícil de transportar, puede cubrirla con arena y volver a alimentarse de ella la noche siguiente.

No hay comentarios

No comments

Nobody has submitted a comment yet.