Porcelaine

FCI Standard Nº 30

Origen
Francia
Traducción
Iris Carrillo, Federación Canófila de Puerto Rico
Grupo
Grupo 6 Perros tipo sabueso, perros de rastro (exceptuando lebreles) y razas semejantes
Sección
Sección 1.2 Perros tipo sabueso de talla mediana
Prueba de trabajo
Con prueba de trabajo
Reconocimiento a título definitivo por la FCI
lunes 26 octubre 1964
Publicación del estándar oficial válido
lunes 19 octubre 1964
Última actualización
lunes 12 mayo 1997
En français, cette race se dit
Porcelaine
In English, this breed is said
Porcelaine
Auf Deutsch, heißt diese Rasse
Porcelaine
In het Nederlands, wordt dit ras gezegd
Porcelaine

Utilizacion

Sabueso.

Aspecto general

Perro utilizado para la caza menor, muy distinguido, absolutamente francés. Todos los detalles de su estructura subrayan la nobleza de su raza.

Cabeza

Region craneal

Cabeza
Debe ser muy típica de la raza, delgada y delicadamente esculpida. En conjunto es más bien larga.
Cráneo
Es ancho en su altura, entre las orejas; la protuberancia occipital es redondeada. La frente es plana; el surco mediano debe ser marcado, aunque sin exageración. 
Depresión naso-frontal (stop)
Marcada, aunque sin exceso.

Facial region

Trufa
Bien desarrollada y muy negra. Las ventanas están bien abiertas.
Hocico
De largo apropriado, ni cuadrado ni puntiagudo. La caña nasal es recta, pero su extremo es ligeramente arqueado.
Belfos
El labio superior cubre el labio inferior sin ser colgante ni grueso. La mucosa de los labios es negra.
Ojos
Normalmente desarrollados, deben ser de apariencia oscura y bien protegidos bajo la arcada cigomática. La mirada es inteligente y dulce.
Orejas
Son delgadas y bien torcidas. Se terminan más bien en punta y alcazan hasta el extremo del hocico. Su inserción estrecha no debe encontrarse sobre la línea del ojo.

Cuello

Es bastante largo y liviano. Puede presentar algo de papada que debe ser de apariencia delgada y apretada.

Cuerpo

Cruz
Bien saliente.
Espalda
Ancha y recta.
Lomo
Ancho, bien musculoso, bien unido en su conjunto y no demasiado largo.
Grupa
Algo oblicua. Las puntas de las ancas son bien separadas y ligeramente salientes.
Pecho
De amplitud mediana, también más bien profundo. Las costillas, en conformidad con el pecho, son más bien alargadas, sin ser planas.
Flanco
Algo levantados, pero llenos.

Cola

Está bien unida al cuerpo. Es bastante gruesa en la raiz y puntiaguda en la extremidad. Es de longitud mediana y nunca espigada (sin presentar hacia la punta alrededor de la cola unos pelos más largos y gruesos ligeramente distantes en forma de espiga). Es llevada ligeramente encorvada.

Extremidades

Miembros anteriores

Generalidad
Son bastante largos y delgados, aunque no demasiado finos; los tendones están bien unidos; los aplomos son regulares.
Hombro
Hombros de galopador, largos, bien inclinados y bien musculosos, aunque no demasiado gruesos.

Miembros posteriores

Muslo
Bien descendidos, músculos bien aparentes y delgados, medianamente desarrollados.
Corvejón
Fuerte y cerca del suelo. Normalmente angulado.

Pies

Típicamente para un perro francés dedos más bien alargados, delgados pero bien juntos; almohadillas duras y resistentes.

Movimiento

Ejecutado con agilidad y viveza; galope fácil e infatigable.

Piel

Fina y elástica. Está veteada de numerosas manchas negras.

Manto

Pelo
Raso, fino, apretado y brillante; sin manchas de alopecia.
Color
Muy blanco, con manchas redondeadas color naranja que nunca se extienden en forma de manta. Estas manchas se encuentran por lo general superpuestas a otras manchas negras de pigmentación de la piel. Las salpicaduras color naranja de las orejas son muy características de esta raza.

Tamaño y peso

Altura a la cruz
Puede variar para los machos entre 55 y 58 cm, para las hembras entre 53 y 56 cm.

Faltas

• Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta, y la gravedad de ésta se considera al grado de desviación al estándar y de sus consecuencias sobre la salud y el bienestar del perro y de la capacidad del perro para realizar su tarea tradicional.
• Las faltas que se enumeran deben estar en grado a su gravedad.

Faltas descalificantes:

 Cobardía, agresividad hacia su dueño.
 Falta de tipo.
 En general todos los defectos que impidan la utilización del perro, tales como el raquitismo, aplomos defectuosos en exceso, alcance y empuje insuficientes del movimiento.
 Ojos y nariz de color claro, exceso de manchitas despigmentadas.
 Cola espigada.
 Pelo áspero o grueso.
 Presencia de una manta de color naranja.
 Manchas de un color naranja muy subido, tirando a caoba, grisáceo o mezclado con pelos negros.
 El color naranja claro, pero pálido y la misma ausencia de manchas no son deseables, pero no pueden considerarse como faltas eliminatorias.
 Tamaño que sobrepase o que no alcance las medidas antes indicadas.
 Sin embargo, puede hacerse una excepción con un ejemplar macho que no sobrepase como máximo 60 cm, por lo tanto que presente características generales excelentes y pueda ser utilizado como reproductor.

NB :

• Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.
• Las faltas antes mencionadas más pronunciadas o más marcadas son eliminatorias.
• Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.
• Sólo los perros funcionalmente y clínicamente saludables, con la conformación típica de la raza, deberán usarse para la crianza.

Bibliografía

http://www.fci.be/

Adiciones realizadas por los visitantes

Directly descended from old Royal White Hounds, the Porcelaine was developed in the Frenche-Comte region near the French-Swiss border. After the French Revolution the breed was facing extinction, but some specimens survived in Switzerland, where breeders reportedly used a number of local and French hounds to strengthen their stock in the 1800's. When these dogs were introduced to America, they played an integral role in developing some of the early scenthound breeds. The Porcelaine Hound is once again a common hunting dog, both in France and Switzerland. On top of being an excellent tracking hound, it also makes a loving and obedient companion. Lean, muscular and well-boned, the Porcelaine is a very fast and agile dog. This breed's porcelaine-like quality of the coat is how it received its name and most dogs are white with tan and orange markings. Average height is around 22 inches.

Historia detallada

¿Por qué se llaman porcelana? Si las opiniones difieren sobre este tema, la hipótesis más probable es que, justo antes de la Revolución, los cazadores consideraron a estos perros tan frágiles que les dieron este apodo.

La primera mención de estos perros, de la cual podemos estar seguros, en la literatura, se debe al Marqués de Foudras, el padre del famoso autor de la caza. En 1779, Foudras fue uno de los oficiales de la Gendarmería de Lunéville, y, con algunos de sus colegas, decidió formar una serie de equipos para cazar los diversos juegos que se podían encontrar en la región: lobo, ciervos, ciervos, jabalíes, liebres, etc. Así que M. de Foudras trajo su jauría, que estaba a la manera del jabalí, y M. de Choiseul fue acusado de liebre. Para esto, este último trajo de Suiza sesenta perros blancos y naranjas (según las palabras de Foudras, narradas por su hijo en Les Gentilshommes chasseurs). Estos temas sin duda constituyen el origen de la raza que ha sido llamada Dog of Lunéville, Dog of Franche-Comté, luego Porcelain.

La asociación de la tripulación fue inaugurada pronto. Todo comenzó con un suntuoso almuerzo ofrecido por el Mariscal de Castries que comandaba la gendarmería (en ese momento, los oficiales de esta arma fueron reclutados entre los caballeros más nobles del reino). Al final de la comida, solo había tiempo para forzar una liebre. Por lo tanto, se decidió desacoplar Porcelaines de Choiseul. Foudras, sin embargo, era escéptico sobre las habilidades de estos perros: "Cada uno de nosotros encontró estas pequeñas bestias encantadoras, pero los hombres del oficio tenían algunas dudas sobre sus serios méritos, y nos preguntamos con preocupación cómo se podrían enfrentar estas orejas aterciopeladas. las zarzas de la maleza, y cómo estas piernas, transparentes a fuerza de estar bien, se cerrarían en el barro donde entrarían como dagas, y en las piedras donde se romperían como vidrio."

Sin embargo, los perros fueron puestos en el camino en un bosque tan espeso que los bitters no podían ni siquiera penetrarlo, lo que no evitó que las frágiles Porcelaines volvieran sin el más mínimo problema, para criar una liebre, y para llevarlo en una hora y media de caza prácticamente sin defectos. Parece que el asunto hizo ruido hasta Versalles, y que Luis XVI pidió un par para levantar sus propios paquetes.

¿Cuál fue el origen de los perros que M. de Choiseul trajo de Suiza? El Dr. Guillet lo trae de vuelta a la encrucijada entre el famoso perro blanco de Saint-Hubert llamado Souillard y un Braque de Italia llamado Baude que perteneció a Anne de Beaujeu, Duquesa de Borbón. Sus descendientes fueron llamados "empleados", por haber sido propiedad de un secretario de Luis XII; el primero tenía una librea inmaculada, con solo una mancha amarilla en el hombro. Se convirtieron en los Perros Blancos del Rey.

¡Pero cuántas razas se atribuyen a Souillard, Baude y los empleados! Dos siglos y medio transcurrieron entre la desaparición de Luis XII y las cacerías de la Gendarmería de Lunéville. Los grandes Perros Blancos del Roy probablemente se usaron para muchas cruces, pero, en lo que respecta a los perros adquiridos por M. de Choiseul, su paternidad es solo hipotética.

La continuación de la historia de los perros, que entonces se llamaban Dogs of Franche-Comté o Dogs of Lunéville, es más clara. El cuerpo de la gendarmería del mariscal Castries se disolvió en 1784. Luego encontramos la abadía de Porcelana Cluny, y luego la de Luxeuil, y esto es, sin duda, lo que permitió que la raza cruzara el período oscuro de la Revolución. De hecho, el último abad de Luxeuil, Mons. De Clermont-Tonnerre, le dio muchos perros a un buen doctor, el Dr. Coillot, en agradecimiento por el cuidado que le había prodigado. El doctor tuvo la suerte de poder mantener a sus perros en los peores momentos del Terror. Otros criadores, como MM. Micaut y Monnot, de Besançon, o Marcial, de Rang, también habían recuperado las tensiones procedentes de la abadía de Cluny.

Posteriormente, los descendientes del Dr. Coillot lograron mantener la raza con gran constancia, después de que los perros se hubieran quedado con un tal Sr. Rosne. Así, el nieto del doctor, M. Daubigné, recuperó Termino y el piojo Cleo y que, de esta pareja, montó un paquete que fue famoso entre 1865 y 1896.

Desde entonces, las porcelanas han tenido algunos problemas debido a la consanguinidad. Perros de las abadías de Luxeuil y Cluny fueron traídos Harrier sangre y sangre Billy (la última raza probablemente tiene algún ancestro común con los perros de Lunéville). De todos modos, en el directorio de caza de 1975, este eminente cinófilo que fue el doctor Guillet especificó, en el capítulo "Porcelana": "Sobre ellos como en cualquier otro caso, no olviden que la raza pura" no existe y solo puede servir a los utópicos que lo defienden. Una raza que no evoluciona es una raza que está muriendo."

Las porcelanas fueron creadas principalmente para cazar liebres. Pero algunas tripulaciones también los ponen en el camino de los ciervos, o incluso el jabalí. De hecho, a pesar de su aparente delicadeza, estos perros no dudan en enfrentarse a un "cerdo" que sostiene la granja. Couteulx de Canteleu, otro autor famoso en el campo de los perros comunes, los describe perfectamente: "Estos perros son bastante fáciles de llevar, y tienen bastante éxito. Lo suficiente para cazar, pero sin ser demasiado ambicioso ni demasiado osado, no les falta el pie, y como tienen una nariz exquisita para la que casi no hay mal tiempo, y que además no les gusta el Por el camino del zorro, estos encantadores perros, verdaderos ejemplares de perros de liebre, merecen ser especialmente seleccionados como el perro de Artois para formar paquetes. También aman el camino de los ciervos. Las porcelanas aparecen bastante cerca de los Pointers Blanc y Orange y los perros de Saint-Germain.

El fin de la nariz y la tenacidad son, por lo tanto, las principales cualidades de esta raza que conoce una cierta renovación en muchas tripulaciones francesas. La cruz con Harriers Somerset, hecha por cazadores del oeste de Francia, parece haberle dado más tren, ya que fue él quien ayudó a construir con los equipos de porcelana de ciervos o ciervos. Pero cuando se considera el caso del rally La Luque, que, alrededor de 1975, desacopló en el camino de la liebre un paquete compuesto al mismo tiempo de porcelana, blanco francés y naranja y Billys, se comprende que los jueces tienen cierta dificultad , en las competencias, cuando tienen que determinar el perro (o el lote de perros) que se clasificarán porcelana pura!

Esta situación no es nueva. Ya en 1923, de hecho, el Dr. Castets escribió en su tratado sobre los descendientes de los Perros Blancos del Rey: "Hay cierto número de tripulaciones de porcelana que cazan a la liebre con éxito. Pero la verdad nos obliga a decir que estos paquetes no son absolutamente de pura raza. Son, pasemos a la expresión, porcelana mejorada, porcelana que tiene en sus antepasados ​​un cruce (con el Poitevin o el inglés por ejemplo)."

Castets también cita el caso de un amigo que, al querer mantener porcelana absolutamente puro, echaba de menos a sus animales con frecuencia, ya que sus perros no tenían los antecedentes suficientes para cazar en terrenos difíciles. ¡Los perros de Lunéville que Foudras describió parecen estar muy lejos! Es probable que el exceso de consanguinidad entre los perros que pasaron por las abadías de Cluny y Luxeuil haya debilitado la raza.

Sin embargo, Porcelaines había crecido mucho más allá de las fronteras de Franche-Comté. El vizconde de Lorgeril, por ejemplo, los había introducido para cazar liebres en Bretaña, y, más recientemente, se notó una gran cantidad de estos perros en el equipo Bouquin Berrichon, conde B. de Voguë.

Finalmente, debemos mencionar a Albert Favre que, en los años cincuenta, hace la diferencia entre la Porcelana Franche-Comté y la Porcelana suiza más pequeña. Favre se basa en esta distinción para arrojar dudas sobre la tesis de Foudras, pero sin utilizar un argumento verdaderamente convincente. Dijo, sin embargo, que los esqueletos de los perros suizos eran demasiado livianos, y que su cabello era tan delgado que parecía transparente cuando estaba mojado. Esto puede explicar por qué muchos cazadores han considerado oportuno fortalecer la raza mediante varias cruces.

No hay comentarios

No comments

Nobody has submitted a comment yet.