Gato de cabeza plana

Es un animal salvaje

Origen
Borneo, Sumatra, Malasia, Tailandia
Traducción
Francis Vandersteen
La tenencia de este animal no está autorizada Real Decreto por el que se fija la lista de mamíferos no destinados a la producción que se pueden tener (M.B. 24.08.2009)
El gato de cabeza plana es una especie de felino que vive en los pantanos asiáticos (Borneo, Sumatra, Malasia, Tailandia).

Un estudio realizado sobre el gato de cabeza plana demostró que más del 70% de los avistamientos de este pequeño felino tuvieron lugar a menos de 3 km del agua. Es el mejor nadador de la familia de los felinos y eso se nota en su físico. El gato de cabeza plana tiene un cuerpo diseñado para nadar. Es pequeño y fornido, con una cola corta. Sus esbeltas patas están parcialmente palmeadas para nadar mejor. Su pelaje marrón oscuro, más claro en la parte inferior y marrón rojizo en la cabeza, permite que el agua se deslice sobre él. Sus orejas, pequeñas y de implantación baja, impiden el paso del agua. También hay que señalar que el gato de cabeza plana es uno de los pocos felinos que tiene garras semirretráctiles, que no encajan completamente en su vaina, y sus dientes son especialmente afilados. El gato de cabeza plana no duda en sumergir todo su cuerpo en el agua, y parece experto en nadar bajo la superficie. Tanto es así que a veces los pescadores atrapan un gato de cabeza plana en sus redes, junto con el pez que el felino perseguía.

El gato de cabeza plana caza de noche o al atardecer. Hábil nadador, se alimenta principalmente de presas acuáticas. Los peces son su principal presa. No duda en perseguirlos incluso bajo el agua. Una vez atrapado entre sus afiladas mandíbulas, sorprendentemente poderosas para un felino tan pequeño, saca al pez del agua, lo mata y lo devora. También se han observado gatos de cabeza plana cazando ranas, ratas y pequeños pájaros, y se cree que pescan crustáceos, pero su dieta principal sigue siendo el pescado. En cautividad, los gatos de cabeza plana tienden a lavar su comida en agua antes de comerla, como los mapaches. También les interesa mucho más cualquier cosa que esté en el agua que en seco.

El gato de cabeza plana es uno de los felinos más pequeños. El gato de cabeza plana puede medir entre 53 y 65 cm de largo, con una cola corta de 13 a 15 cm. Mide unos treinta centímetros a la cruz y pesa entre 1,5 y 2,5 kg.

Conocemos al gato de cabeza plana principalmente por los ejemplares que han vivido en cautividad. Actualmente viven menos de una docena en sólo 3 zoológicos, todos ellos en Tailandia o Malasia, lo que hace un total de menos de 10 ejemplares en cautividad, insuficientes para poner en marcha un programa de cría.

En la naturaleza, el estilo de vida nocturno del gato de cabeza plana, su pequeño tamaño y su discreción hacen que rara vez se le vea y, por tanto, sea poco conocido. Las cámaras trampa no lo capturan más que al discreto gato bayo. Sin embargo, en los últimos años nos hemos dado cuenta de que el gato chato está en declive. De todos los pequeños felinos de Asia, sólo el gato bayo es aún más raro y misterioso. La caza furtiva es una grave amenaza, pero no la mayor. Peor aún, la selva se está talando gradualmente para dar paso a plantaciones de aceite de palma, donde el gato de cabeza plana es incapaz de sobrevivir. Por último, como animal acuático, tiene que hacer frente a la creciente contaminación de los humedales, la desecación de marismas y ríos y la escasez cada vez mayor de los peces de los que se alimenta, víctimas de la contaminación y la sobrepesca.

Se calcula que sólo quedan 2.500 gatos de cabeza plana, con una población que no supera los 250 adultos.

No hay comentarios

No comments

Nobody has submitted a comment yet.