Kuvasz

FCI Standard Nº 54

Origen
Hungría
Traducción
Lucas Rodríguez Bazzurro
Grupo
Grupo 1 Perros de pastor y perros boyeros (excepto perros boyeros suizos)
Sección
Sección 1 Perros de pastor
Prueba de trabajo
Sin prueba de trabajo
Reconocimiento a título definitivo por la FCI
martes 10 agosto 1954
Publicación del estándar oficial válido
jueves 06 abril 2000
Última actualización
miércoles 13 septiembre 2000
En français, cette race se dit
Kuvasz
In English, this breed is said
Kuvasz
Auf Deutsch, heißt diese Rasse
Kuvasz
In het Nederlands, wordt dit ras gezegd
Kuvasz

Utilizacion

El Kuvasz está utilizado para la guardia y defensa de las casas, también de otras propiedades y objetos de valor lo mismo que a personas. Ha sido utilizado para la caza y como perro de rastro.

Breve resumen historico

Se trata de un perro de pastor autóctono húngaro conocido en ese territorio desde la antigüedad. Sus antepasados llegaron con la ocupación de los Magyares en la cuenca de los Cárpatos, ellos utilizaban estos perros para la guardia y defensa de sus rebaños contra los animales de rapiña y de los ladrones. Dado su instinto cazador fue utilizado, en épocas del rey Matías Corvinus, preferentemente para la caza. A partir del retroceso de los pastoreos, su antigua utilización se ha vuelto más ocasional por lo cual se localizaron primero en las aldeas y más tarde en las ciudades.

Aspecto general

Los perros de esta raza son fuertes, de gran talla y muestran un pelaje tupido, ondulado y blanco. Su agradable imagen irradia nobleza y fuerza. Todas las partes están en armonía y las extremidades no son ni demasiado cortas ni demasiado largas.
El esqueleto óseo es poderoso pero no tosco. La musculatura es fuerte y seca y las articulaciones están agudamente perfiladas.
Visto de lado el cuerpo forma un rectángulo echado, casi cuadrado. Bien musculado. Figura poderosa, temperamento vivaz y gran agilidad. Su exterior da la impresión de potencia infatigable y eficiente

Proporciones importantes

El largo del cuerpo sobrepasa apenas la altura a la cruz.
La profundidad del pecho corresponde aproximadamente la mitad de la altura a la cruz.
El hocico es un poco más corto que la mitad del largo de la cabeza.

Temperamento / comportamiento

El Kuvasz es valiente y nada miedoso. Defenderá aun a riesgo de su propia vida a aquellas personas y propiedades cuya defensa y custodia se le hayan encomendado. Él es consciente de su propio valor y un tratamiento incorrecto puede volverlo agresivo. Es fiel, confiable, ama a su dueño y a su territorio. El necesita hacer mucho ejercicio y estar ocupado. No es nada exigente, su mantenimiento es sencillo e inclusive es capaz de soportar muy malas condiciones climáticas. Es agradecido por el amor y solicitud que se le expresan.

Cabeza

Region craneal

Cabeza
La cabeza del Kuvasz tiene una característica forma de cuña en armonía con el cuerpo, es agradable, noble e irradia una fuerza considerable. La cabeza es característicamente enjuta y seca.
El Kuvasz puede ser diferenciado de las razas semejantes, esencialmente por la forma de su cabeza. La cabeza del macho es algo más robusta que la de la hembra.
Cráneo
El cráneo es ancho y la frente ligeramente marcada. A lo largo del medio de la frente corre un surco marcado. 
Depresión naso-frontal (stop)
Poco marcada.

Facial region

Trufa
La trufa es negra y de corte chato.
Hocico
Ancha, larga y con buena musculatura. La caña nasal es recta. El hocico se angosta progresivamente aunque no es nunca puntiagudo.
Belfos
Negros, firmemente pegados. El borde de la comisura de los labios es dentado.
Mandíbulas / Dientes
Bien desarrollados, fuertes, dientes regulares, mordida en tijera, completa, de acuerdo a la fórmula dentaria del perro.
Ojos
Colocados algo oblicuos, almendrados, de color marrón oscuro. El borde de los párpados es negro y está firmemente apoyado sobre el globo ocular.
Orejas
Inserción a mediana altura; desde su inserción hasta un tercio de su largo, son curvadas y separadas y luego caen bien junto a la cabeza. Las orejas tienen forma de “V” con la punta redondeada. En atención, el perro las eleva un poco, nunca totalmente erectas ni torcidas.

Cuello

Es más bien corto que de largo medio y está fuertemente musculado. Brinda con la horizontal un ángulo de 25-30 grados. La nuca es corta. Piel de la garganta firme, sin papada. En los machos la golilla y la melena son muy expresivas.

Cuerpo

Generalidad
Visto de perfil forma un rectángulo horizontal, casi cuadrado.
Cruz
Larga, marcada hacia arriba sobre la superficie de la espalda.
Espalda
De largo medio, derecha, ancha, bien musculada y firme.
Lomo
Corto, en firme continuidad de la espalda.
Grupa
Ligeramente descendente, ricamente musculada, ancha, el pelaje es muy tupido, lo que le da a la grupa un aspecto algo alto.
Pecho
Dada la fuertemente desarrollada musculatura, el antepecho aparece redondeado, percibiéndose muy poco la punta del esternón. Pecho profundo, largo y ligeramente arqueado.
Línea inferior
Continuando la línea inferior del pecho, el vientre es ligeramente recogido hacia atrás.

Cola

Inserción baja, en directa continuidad de la suavemente descendente grupa. La cola cae recta y tiene una ligera curvatura hacia arriba en la punta, sin ser doblado. Su largo alcanza al tarso. En atención o estando excitado, está permitido que la eleve hasta el nivel de la línea superior.

Extremidades

Miembros anteriores

Generalidad
Los miembros anteriores sostienen al cuerpo siendo rectos hasta los carpos, son paralelos y se ubican a una distancia moderada uno del otro. Vistos de frente, la posición de los anteriores es correcta cuando una línea vertical tirada desde la punta del hombro coincide con el eje de la extremidad y cae entre el tercer y cuarto dedo del pie. Visto de perfil, es correcto cuando una línea vertical tirada desde la articulación del codo cae en dirección al suelo pasando por el carpo y por el medio de la extremidad.
Hombro
Escápula larga y oblicua, musculada, junta y firme a la caja torácica, aunque con buena movilidad.
Brazo
De largo medio, bien musculado. El brazo y la escápula forman un ángulo de 100 a 110 grados.
Codo
Seco, se apoya junto a la caja torácica, no girado hacia dentro ni hacia fuera. El brazo y el antebrazo conforman un ángulo de 120 a 130 grados.
Antebrazo
Proporcionalmente largo, recto, compacto, con musculatura enjuta, en él se insertan fuertes tendones que se dirigen al carpo.
Carpo
Bien desarrollado, firme, los tendones son de acero.
Metacarpo
Proporcionalmente corto, enjuto, ligeramente inclinado (ángulo con la vertical de 10 a 15 grados).
Pies delanteros
Redondos o algo ovalados, firmes. Los dedos son cortos, tan arqueados hacia arriba que en el medio no tocan el piso, elásticos y bien juntos. Almohadillas elásticas y negras. Las uñas son duras, fuertes, de color negro o gris pizarra.

Miembros posteriores

Generalidad
La postura vista de perfil es correcta cuando la rodilla se encuentra bajo la punta de la nalga y el pie bajo la articulación de la cadera. La vertical que cae desde la punta del isquion toca el hueso del talón. La postura de los posteriores vista desde atrás es correcta cuando la vertical que cae desde la punta del isquion corre junto al eje del miembro, es de ambas partes paralela y se encuentra al suelo separada a una distancia media de la otra.
Muslo
Está estrechamente vinculado a la pelvis por su musculatura que es larga, ancha y maciza. La pelvis y el muslo forman un ángulo de 100 a 110 grados.
Pierna
Su musculatura que es larga y maciza se inserta mediante fuertes tendones en el corvejón. Vistos de atrás son verticales de ambos lados y paralelos al eje del cuerpo.
Rodilla
Voluminosa. El ángulo entre el muslo y la pierna alcanza 110 hasta 120 grados.
Metatarso
Largo, perpendicular al suelo.
Corvejón
Ancho, voluminoso, seco, tendinoso. El ángulo del tarso es de 130 a 140 grados.
Pies traseros
Ovales, por lo demás como los anteriores.

Movimiento

Paso lento y amplio. En el trote el movimiento es fluido, elástico, con buena cobertura de terreno, dinámico, regular y perseverante. Los codos no se giran ni hacia dentro ni hacia fuera.

Piel

Muy bien pigmentada; es de color gris pizarra y firme.

Manto

Pelo
Moderadamente duro, ondulado, algo rígido, sin tendencia a enmarañarse. Bajo la capa externa bastante gruesa, se encuentra una lanilla interna vellosa más blanda. La cabeza, las orejas y los pies están recubiertos por un pelo corto de 1-2 cm de largo, tupido y recto.
Las caras anteriores y laterales de las extremidades anteriores y posteriores, en la región de la rodilla para abajo, están también recubiertos por un pelo corto y recto de 1-2 cm de largo. En las caras posteriores de las extremidades se encuentran plumas de 5-8 cm de largo, alcanzando en los posteriores hasta la altura del corvejón. Alrededor del cuello, hay una gola, que se continúa hasta el pecho en forma de una melena. Esta melena es especialmente notoria en los machos. En el cuerpo, brazo y muslo, el pelo es de un largo medio (4-12 cm), ricamente ondulado y presenta frecuentemente crestas, molduras de pelo y mechones. La cola está recubierta en toda su extensión por pelo tupido y ondulado. En la punta, el largo de los pelos puede alcanzar los 10 a 15 centímetros.
Color
Blanco. Los colores marfil están autorizados.
Trufa, bordes de los párpados y belfos negros; las almohadillas son negras o gris pizarra. Para el paladar, un tono de color oscuro es deseado; manchas rosadas admitidas.

Tamaño y peso

Altura a la cruz
Machos 71-76 cm, hembras 66-70 cm.
Peso
Machos 48-62 kg, hembras 37-50 kg.

Faltas

• Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta, y la gravedad de ésta se considera al grado de desviación al estándar y de sus consecuencias sobre la salud y el bienestar del perro y de la capacidad del perro para realizar su tarea tradicional.
• Las faltas que se enumeran deben estar en grado a su gravedad.

Faltas descalificantes:

 Agresividad o extrema timidez.
 Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.
 Depresión naso-frontal (stop) pronunciada.
 Falta de pigmentación en trufa, belfos y bordes de los párpados.
 Falta de un diente o más dientes de los incisivos, de los colmillos, de los premolares 2-4 y de los molares 1-2.
 Falta de más de dos PM 1; los M 3 no serán tenidos en consideración.
 Prognatismo superior o inferior, aracada de los incisivos desviada, falta de contacto de más de 2 mm entre los incisivos superiores e inferiores.
 Entropión y ectropión.
 Orejas erectas.
 Cola elevada sobre el nivel de la línea del dorso estando el ejemplar tranquilo; cola enroscada hacia atrás.
 Pelo con tendencia a enmarañarse, enroscado o no ondulado, pelo de alambre.
 Extremidades recubiertas con pelo largo.
 Colores apartándose de los indicados en el estándar.

NB :

• Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.
• Las faltas antes mencionadas más pronunciadas o más marcadas son eliminatorias.
• Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.
• Sólo los perros funcionalmente y clínicamente saludables, con la conformación típica de la raza, deberán usarse para la crianza.

Bibliografía

http://www.fci.be/

 

Historia detallada

Si el Kuvasz es blanco, como el Pastor de Abruzzo y Maremma, el Chuvash eslovaco, el Pastor de los Tatras polacos o el Perro de Montaña de los Pirineos, que se ve muy similar a ellos y que tenía las mismas funciones no nos informa poco sobre sus orígenes, al contrario de lo que uno podría pensar.

Ya, en el siglo I, Columelle, cuyo tratado De re rustica es un tesoro de información sobre la agricultura en la época romana, informa que es aconsejable que el perro que protege las manadas sea blanco para que no asuste no las ovejas y también para que el pastor no lo confunda con un lobo, al caer la noche. Por lo tanto, en lugar de testificar a cualquier primo entre ellos, el vestido blanco de todos estos perros significa que la misma tradición se ha seguido consistentemente en muchas partes de Europa.

Las llanuras húngaras han sido provincias romanas; Panonia (1 ° a 5 ° siglo) y Dacia (1 ° y 3 ° siglos); podríamos sentirnos tentados a pensar que fueron los romanos quienes introdujeron este tipo de perro en el país.

Sin embargo, esta no es la suposición que generalmente tienen quienes han estudiado la historia de Kuvasz. De hecho, lo traen a Hungría mucho más tarde, sin necesariamente acordar la fecha de esta llegada. Así, Kuvasz pudo venir en 896, en primer lugar, con los jinetes finno-ugrianos; o magiar: el Rey Arpad, estos nómadas de origen asiático, ambos grandes guerreros y criadores.

Seguramente, estos conquistadores poseyeron perros grandes, que les sirvieron a ambos para dispersar el pánico sobre su paso y para guardar sus rebaños. ¿Pero fueron estos perros Kuvasz? ¿No serían más bien Komondors, estos pastores imponentes cuya historia dice que también vendrían con las hordas magiar?

Todas las hipótesis son posibles: tal vez el Komondor guardó las ovejas mientras los Kuvasz acompañaban a los jinetes en la caza y en la guerra. ¿Acaso los perros magiares son los antepasados ​​de los dos perros, cuyas diferencias se han acentuado a lo largo de los años, uno de los cuales tiene un pelo muy largo y peludo, y el otro un pelo más corto y ondulado?

Pero la historia húngara será muy memorable después; desde el siglo XIII hasta el XVII, el país sufrirá la influencia, incluso la dominación turca. De 1236 a 1242, Europa del Este vio crecer a las hordas mongolas, y es entonces cuando Coumans, o Kiptchaks, pastores turcos empujados por los invasores, se establecieron en Hungría (en el país de Coumania). Entonces, varias veces, los reyes de Hungría tendrán que luchar contra los turcos, hasta que, en 1526, Soliman primero dijo que "el Magnífico" había ganado la batalla de Mohacs, Hungría Central está ocupada por los otomanos. No fue hasta 1699 (durante la paz de Karlovitz) que el Imperio Otomano finalmente abandonó cualquier reclamo a la región.

Que Kuvasz tenga un origen turco es por lo tanto muy plausible, y varios elementos apoyan esta tesis. En primer lugar, el nombre de este perro está cerca de la palabra turca kaoasz, que significa "centinela". Además, no hay duda de que todavía hay perros en la Turquía de hoy que recuerdan extrañamente a Kuvasz. Los perros de pastoreo turcos no son reconocidos por la Federación Cinológica Internacional, debido a las dificultades que los criadores europeos tienen para definir las diferentes variedades o razas, pero, junto a Karabash, de pelo corto y beige, reconocidos en Gran Bretaña. En Gran Bretaña, vale la pena mencionar el Akbash, que tiene un pelaje completamente blanco, relativamente largo, del cual se han introducido algunos especímenes en Gran Bretaña, los Países Bajos y Bélgica.

Entonces, ¿Kuvasz Romano, Magyar o Turco? Y, después de todo, ¿por qué no sería una mezcla de perros traídos por estos pueblos que, sucesivamente, tuvieron el mismo problema: proteger a su ganado de los depredadores? Desde tiempos antiguos, las llanuras húngaras, dedicadas al pastoreo, son atravesadas por grandes manadas.

El hecho es que Kuvasz se menciona en las crónicas de Mathias I, conocido como Corvinus, rey de Hungría entre 1458 y 1470. Este prestigioso monarca poseía ciertamente una perrera muy importante de estos perros; quizás eran mil; para cazar lobos y jabalíes. Él también los tenía en gran estima, ya que se informa que voluntariamente afirmó tener más confianza en su Kuvasz que en sus hombres.

A partir de este momento, perdemos un pequeño rastro de Kuvasz. Se encuentra como un guardián intratable de las mansiones de la aristocracia en el siglo XIX. Puede haber sido dicho por varios autores que el Kuvasz de los señores de esa época acababa de ser importado de Asia, pero no hay prueba de este hecho. Por otro lado, abundan los testimonios de su presencia en el campo, como un perro de un pastor y un pastor. De hecho, le tiene mucho miedo: ¿no se asegura Clifford Hubbard de que a veces se le proporcione grilletes de hierro para evitar que se arroje sobre las personas para devorarlas?

Difundido en las aldeas, sede de los castillos, el Kuvasz también se utiliza en las propiedades de la ciudad y en los almacenes, porque, al contrario de su compatriota el Komondor, no se dedicó a un uso exclusivamente pastoral. Esta versatilidad combinada con su aspecto noble y orgulloso, su indiscutible elegancia, le permitieron convertirse en el perro pastor húngaro más popular, con el advenimiento de la cría de perros en su país. En 1935, 1.700 Kuvasz figuran en el Libro de Orígenes húngaro, frente a 992 Pulis y 972 Komondors.

No más que en los siglos pasados, la historia de la Hungría del siglo XX ha estado libre de trastornos violentos y ha dado lugar a una emigración generalizada. En los Estados Unidos y Alemania, en particular, hay dos importantes comunidades húngaras asentadas desde la década de 1930, y no es sorprendente que Kuvasz haya estado presente en estos países desde entonces y que haya estado allí. sólidamente implantado. En Alemania, en particular, la raza se ha desarrollado independientemente de su país de origen, y hay dos tipos diferentes.

En Francia, si el primer perro pastor húngaro era un Puli, registrado a principios del año 1936, el primer Kuvasz se registró a finales de 1941. La historia de este perro es suficiente para indicar que estamos en presencia de un guardián incorruptible y formidable, pero, para convencerse de ello, uno notará además que, si es de proporciones generosas (por lo general, un macho mide más de 70 centímetros a la cruz por un peso de unos cincuenta kilos), Kuvasz no es ni pesado ni propenso al linfatismo.

Este poderoso pero activo atleta, incluso dinámico, ha logrado, gracias a esta energía combinada con su formidable resistencia al cansancio, su legendaria coraje y vigilancia, convertirse en un excelente ayudante de la policía húngara, a pesar de su vestido inmaculado un poco psíquica. Además, y tal vez debe verse como un legado de su pasado como cazador, el Kuvasz tiene un gran talento, que puede permitirle brillar como rastreador.

Como todos esos perros grandes y fuertes en quienes siglos de trabajo han anclado el papel de protector; primeros rebaños y luego, gradualmente, bienes y personas; Kuvasz apenas ha cambiado el comportamiento a través de las edades. Si, durante el día, parece pacífico y benévolo, cuando, de hecho, observa las idas y venidas con un ojo atento sin dejarlo aparecer siempre, su vigilancia se afirma a sí misma al caer la noche. Observador, dotado de una gran memoria, este perro no necesita una doma específica para ver despertar su atavismo de protector, y su independencia, su sentido de la iniciativa le permiten asumir efectivamente su papel de guardián . Su desconfianza, o al menos una cierta reserva hacia los extraños, todavía está muy presente.

El Kuvasz no es un perro difícil de vivir. Es rústico, pero no le gusta menos la vida familiar y no desdeña las comodidades del hogar, adaptándose mejor que el Komondor, desde este punto de vista. Y, a pesar de su fortaleza de carácter, no muestra resistencia a un mínimo de educación que tiende a hacerlo tolerante y sociable. Así, tomado en la mano con un poco de firmeza por un maestro que sabe cómo usar su amor por el juego y el apego que le tiene, el Kuvasz aparece como más civilizado; no se arriesga a saltar por la garganta de los invitados, no intente luchar con ningún congénere que pase cerca (si esto último no le molesta demasiado, por supuesto).

Así que aquí hay un muy buen compañero de la familia, todo en su negocio para cuidar a los niños pequeños, divertirse con los mayores, benevolente, seguro, solo impresionante en caso de peligro, disfrutando de todas las ventajas de la sala de estar, siendo lo menos engorroso posible. Sin embargo, para mantener este equilibrio de carácter, debe tener la oportunidad regular de pasar, por ejemplo, durante largas caminatas (es incansable). Mientras tanto, una esquina del jardín le permitirá estirar su gran carcasa.

Sus pelos apretados miden, de acuerdo con la norma, solo 15 centímetros en su longitud máxima, es decir que no requiere un mantenimiento tedioso. Un buen cepillado todas las semanas, excepto tal vez cuando necesites tomar el curry, es suficiente. A Kuvasz no le faltan "primos", reales o plausibles. Pero a los ojos de sus aficionados; y los entendemos; su rostro majestuoso y orgulloso denota un temperamento que lo hace verdaderamente "incomparable".

No hay comentarios

No comments

Nobody has submitted a comment yet.